BEIJING.- China anunció, en medio de un escenario de confusión y falta de claridad, que ha contraatacado a Estados Unidos después de que entraran en vigor sus aranceles a productos chinos importados, aunque no precisó ni sus medidas ni su alcance. A las 00:00 horas de la costa este de EE.UU. se hacían efectivas las amenazas del Presidente estadounidense, Donald Trump, y entraban en vigor aranceles del 25% a bienes importados de China por valor de 34.000 millones de dólares, principalmente del sector tecnológico e industrial. Comenzaba así oficialmente lo que China ha calificado como “la mayor guerra comercial de la historia” entre las dos grandes potencias económicas del mundo, pero tal y como había avanzado Beijing, sin que fuera ella la que “disparara la primera bala”. La respuesta china no se hizo esperar, aunque careció de la contundencia y claridad que se esperaba, cuando pocos minutos después del mediodía el Ministerio de Comercio chino publicaba un comunicado en el que afirmaba que el país “se vería forzado a realizar los contraataques necesarios”.

Fuente: Emol.com